Cómo sobrevivir al proceso

Cómo sobrevivir al proceso

Según Wikipedia un proceso es: El Procesamiento o conjunto de operaciones a que se somete una cosa para elaborarla o transformarla. Soy firme creyente de eso, cada proceso nos transforma.


El agua con azúcar al mezclarse y deshacer el azúcar se convierte en agua azucarada (el agua ganó sabor y el azúcar se diluyó) ambos elementos fueron transformados.


En el ámbito del Derecho, se considera como proceso al conjunto o totalidad de actuaciones sistematizadas y organizadas en fases que se realizan ante una autoridad judicial, previamente determinadas por la Ley.


Como abogada, acompaño al cliente en el proceso y en su nombre realizo las acciones más apropiadas para la etapa del proceso que corresponde, y aunque eso me permite aprender, el proceso no es mío, me impacta, pero nunca como al que es parte en el proceso.


Las Leyes en el proceso son muy generales, para que se apliquen siempre de la misma manera y no sean favorecidos unos en deterioro de otro. De la misma manera que los principios Bíblicos, no cambian: Dios te ama, pero no deja de perfeccionarte, aunque eso implique un doloroso proceso.

Judicialmente los procesos tienen reglas y principios que nadie puede cambiar y los abogados, los jueces, los fiscales, etc. Solamente podemos hacer o dejar de hacer lo que la Ley nos permite.

Entonces, el primer consejo es ACEPTAR. No importa si tu proceso es legal, económico, judicial o espiritual el consejo es el mismo ACEPTA tú no vas a cambiar la voluntad de Dios.

Es muy probable que estés pensando en una serie de televisión casos penales, pero los procesos pueden ser civiles (como la herencia); administrativos (como las peticiones ante una entidad pública); tributarios (relacionados con impuestos); Civiles (contratos y su cumplimiento); Laborales (relacionados con trabajadores o el trabajo); Mercantiles (relacionados con negocios); de Familia (relaciones, derechos y obligaciones de los familiares) etc.

Todos son procesos, no se hace cuando y como queremos sino cumpliendo los tiempos y requisitos que establece la Ley para finalmente que logremos lo que queremos.

Y aquí viene el segundo consejo CREE debes confiar en la providencia de Dios (que Él ayuda a cada uno según necesita y sus juicios son con misericordia).
La verdad que nadie te quiere decir es que NINGÚN ABOGADO PUEDE garantizar el resultado de un proceso, pero Dios está en control de TODO.

El compromiso y responsabilidad del abogado es prepararse y hacer lo mejor posible, lo que más beneficie al cliente. Pero, el abogado no tiene poder para cambiar la Ley, ni puede dejar de cumplir los requisitos que ordena la Ley.

Hay muchas bromas y chistes sobre que los abogados cobramos por todo y es verdad (consejos, consultas, llamadas, mensajes, y planes o estrategias, traslados, etc.) TODO se cobra porque el abogado cobra por sus conocimientos y su tiempo.

El abogado está obligado a representar y velar por los intereses de su cliente (que de acuerdo con la Ley se haga lo mejor y más rápido posible) pero no puede actuar sin la autorización del cliente, es decir que el cliente puede escoger el peor camino y el abogado debe hacerlo o renunciar.

El abogado es un estratega que decide una ruta antes de iniciar el proceso, teniendo el cuidado de respetar la Ley, y velar por los intereses del cliente.

El abogado no puede prometer un tiempo (aunque hay estimados) y este es el tercer consejo PACIENCIA. Durante un proceso cualquier cosa puede pasar: desde la enfermedad de un juez hasta la pérdida del expediente y eso solo lo puede resolver la autoridad correspondiente.

Si tienes que empezar o enfrentar un proceso:

1.- Pide ayuda a Dios, su gracia y favor para enfrentar la situación. 2.- busca un abogado con experiencia que te represente en todos los sentidos (entienda lo que quieres y tus prioridades, teniendo el cuidado que comparta tus principios y valores).


El dolor y los gastos son inevitables, pero de eso también se encarga Dios. Si estas en un proceso actualmente legal, judicial o espiritual te animo a pedirle ayuda y fortaleza al Todopoderoso.

Carla Irene Rodriguez | Abogada y Notaria

Instagram | Facebook| tel. 2309-6422