Cómo vencer el miedo al dentista

Cómo vencer el miedo al dentista

La gran mayoría de adultos le tienen miedo al dentista y ese miedo tiene raíz en la niñez, los dentistas hemos sido asociados a tortura, dolor y castigo. ¿Qué tal si cambiamos esa idea? La primera vez que tu chiquito visite al odontólogo seguro tendrá temor, pero te pedimos que no trates de asustarlo o asociar su visita con profesionales con algo malo, traumático o desagradable. Al contrario, permite que sea el profesional el encargado de mostrarle a tu chiquito que nada malo sucederá y que todo lo que haremos será para ayudarlo e inclusive puede llegar a ser divertido.

La mejor forma de no tener miedo al dentista es crecer en un ambiente donde tus chiquitos entiendan que es algo normal y que se realiza con regularidad, además de beneficios terapéuticos y saludables las visitas al consultorio cada seis meses nos ayudarán a crear una amistad con los chiquitos y a normalizar todos los tratamientos preventivos que son cualquier cosa menos dolorosos. Si tu chiquito llega a la consulta dental por dolor, deberá asociar la visita al dentista con la eliminación de la molestia que está presentando.

Los dentistas tenemos técnicas como la música, si a tu chiquito le gusta la música trae a la consulta dental sus piezas musicales favoritas y eso nos dará una ventaja. También es bueno que nos facilites información acerca de los gustos de tu chiquito, sus caricaturas favoritas, sus juguetes preferidos, las cosas que más disfrute hacer, al mezclar estas cosas con las citas dentales creará un ambiente agradable para tu chiquito.

Otra técnica que podemos utilizar es que tu chiquito sea testigo de una cita de la cual tú seas la protagonista, ver a papá o mamá como pacientes le ayudará a entender que nada de lo que está sucediendo en el entorno es para ocasionarle daño, si no que todo lo que estamos haciendo es para mantener o devolver su salud bucal. En la silla dental estará sentado su superhéroe mostrándole lo fácil que puede ser pasar por el sillón dental. Si tú misma sufres de miedo por el dentista seguro que al tener a tu chiquito viéndote te darás cuenta de que la cita no es tan mala.

Mi última recomendación es que busques a un odontopediatra o a un dentista especialista en niños, hay algunos dentistas que no estarán gustosos de atender niños, si ese es el caso de tu dentista de cabecera lo mejor que puedes hacer es buscar a uno que sí lo esté y que gustosamente le proveerá a tu chiquito una experiencia inolvidable pero bonita al mismo tiempo.

JULIETA DE ESCOBAR