EDIFICAR O DESTRUIR

EDIFICAR O DESTRUIR

La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba. Proverbios 14:1 RVR1960.

Pensar en el proverbio me llevo de ofendida, a triste, preocupada y rendida….

  • Si eso es verdad, y yo soy tan lista por qué no edifiqué un hogar? Pensé será que “no soy sabía” y por eso no pude edificar un hogar.
  • Después de reflexionar un poco… Entendí que no podía edificar un hogar porque mi cimiento estaba puesto en la arena (yo)… Y  sabía que, como en la parábola, la casa construida sobre la arena es derribada…No podía solucionarlo y lloraba porque sabía que algo se perdería… 

Nadie quiere derribar o perder su hogar. Personalmente, sé que Dios sana un corazón y todo se transforma.

Estas construyendo o derribando? Estas confirmando en Dios o en ti? El fundamento de tu hogar es la roca firme (Cristo) o arena (tú).

Para edificar necesitas a Cristo como cimiento. Él es la base y principio de todo.

  • Cuando sabes que algo se va a perder, te sientes culpable y luchas con todas tus fuerzas para evitar cualquier daño… Estaba realmente preocupada y con mucho estrés…
  • Finalmente, me cansé y note que todos mis esfuerzos eran inútiles, sólo Dios podía preservar lo mejor y derribar o destruir lo que no conviene… Y exhausta ME RENDÍ… Oré y le entregué a Dios mi hogar, le pedí que la ordenara porque yo hice un desastre pero Él podía arreglarlo. 
  • Llego el momento de ordenar y como supuse Dios arranco cosas y derribo otras, (yo no lo planee o hice algo intencionalmente) fue espontáneo y muy doloroso. Después de llorar por mi plan destruido y las cosas derribadas, espere y revisé… 

Hice un plan de mi nuevo hogar (tenía fe que Dios me lo devolvería) y lo único que tenía claro era que el fundamento sería Cristo… Que yo sería sabía (porque tendría temor de Dios pero también porque le pediría sabiduría a Dios).

Quieres edificar tu hogar? Entrégalo a Dios!!! Él puede edificar el hogar que tú soñaste.Ten fe que si algo se “cae” Dios lo levanta, Dios restaura (repara) y restituye (devuelve) según conviene… Lo más importante es que confíes que Dios tiene un plan de bien para tu vida. (Jeremías 29.11).

Abogada y Notaria

Carla Irene Rodríguez

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


METAS COMPARTIDAS, RELACIONES PODEROSAS

POTENCIALIZA TUS HABILIDADES


INSCRÍBETE A NUESTRO PRÓXIMA TALLER