INVIERTE TIEMPO

INVIERTE TIEMPO

El tiempo es demasiado importante porque nuestra vida es tiempo!!

De una forma natural dedicamos nuestro tiempo a lo que más queremos o más nos importa, según cada etapa de nuestra vida, cambian nuestras prioridades naturalmente…

La cultura actual nos recalca que debemos  invertir nuestro tiempo en nosotros mismas, cómo algo indispensable para ser mejores (saber más, tener mejor condición física, mejorar nuestras destrezas o habilidades, etc.) Eso está bien porque al mejorar nosotras enseñamos a otros (cómo mujeres somos madres, guías y ejemplo siempre).

Sin embargo, hay que cosas que como dice el anuncio “no tienen precio” Eso que no puedes comprar el amor, la paz, el gozo, la esperanza…. Y para eso no existe curso de 3 lecciones: NECESITAS INVERTIR TIEMPO.

Para conseguirlos, debes dejar de invertir tiempo sólo ti y empezar a invertir tiempo en mejorar una relación: tu relación con Dios!

Si lo que te hace tanto bien es tener una relación con Dios, esa debiera ser tu prioridad… A eso, debieras dedicarle más tiempo que a cualquier otra actividad. Sin el engaño de lo temporal (las cosas de esta vida terrenal) y preferir lo eterno (lo que trasciende de tí).

Así como las mamás hablan con sus bebés cuando aún están en el vientre. Les hablan con palabras amorosas cada vez que pueden, ponen música para ellos y hasta les cantan para iniciar una relación con quién aún no han visto, pero ya aman……

Así… muy parecido nosotros debiéramos dedicar hermosas palabras, todos los días para hablar con el Padre y así alimentar nuestra relación y permanecer llenas de sus frutos: amor, paz, gozo, fe, paciencia benignidad, templanza y dominio propio.

Dedicar tiempo a nuestra relación con Dios cambia radicalmente nuestra vida y trae crecimiento y bienestar para nosotras y todo nuestro círculo de influencia.

Luego, con la llenura de esa relación el mismo Dios te guiará a hacer lo que haces mejor: buenas obras, gestos de bondad. Entonces,  verás el amor y tendrás paz y gozo. Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz(Efesios 5:8 RVR1960).

Abogada y Notaria

Carla Irene Rodríguez

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


METAS COMPARTIDAS, RELACIONES PODEROSAS

POTENCIALIZA TUS HABILIDADES


INSCRÍBETE A NUESTRO PRÓXIMA TALLER