Mi último vestido.

Mi último vestido.

Se llegó el fin de año y me siento para tomar mi decisión… ¿cuál será el vestido que debo ponerme para despedir el año? Muchas pensarán que es una decisión fácil y vanidosa, pero considero que es ¡todo lo contrario!

Es el vestido con que despediré el año, es el vestido con que celebraré la terminación de un año para muchas difícil, para otras dolorosa, para algunas más feliz porque no lo terminan solas sino bendecidas con un matrimonio, otras terminan el año con un emprendimiento nuevo y otras ¡más solas que la una!… el tema es que termina el año y sea cual sea el estado en que estemos cada acción tiene sus consecuencias, cada momento tiene su importancia, por lo que debemos ser “intensionales en cada acción” y saber vestirnos es una de esas acciones que debemos cuidar.


¿Cuál vestido usaremos? ¿Qué significará? ¿Qué mensaje voy a dar? ¿porqué debo
producirme un poco más para una fecha como esta? ¿importa poco lo que elija ponerme? ¿adoro a Dios con esta acción?

El vestido que elijamos debe potenciar el cuerpo que tenemos… dar volumen a donde me hace falta, suavizar las curvas para no dar un mensaje equivocado y elegir el color que más me haga brillar.

El vestido que elija gritará a otros cómo me siento y como deseo ser vista, inclusive el color que elijamos hablará de intensidad, ternura, luz, esperanza, sobriedad, descuido, pocos ánimos, seguridad, belleza!!!

No todos los días son fin de año… este es una fecha única y especial, para compartir con familia y amigos, para agradecer, para reír, para acompañarse, para esperar el nuevo año con fe en que será mucho mejor que este y para comenzar un nuevo ciclo.

Importa y mucho lo que elijamos ponernos para un día como este, ¡claro que sí! Porque el vestido… mejor dicho, el buen vestido te potencia, te da seguridad, te hace sentirte única.

Cuando soy intencional en las cosas para agradar a Dios, acciones como ésta alaba a Dios, porque potencias la hermosura y creación de Dios con una buena higiene, con procurar no estar en esta fecha como un día normal sino vestida como para una verdadera fiesta.

Te recuerdas que la Palabra de Dios dice que él nos vestirá de lino fino y resplandeciente para las bodas del cordero… ¿entiendes? Si a Dios no le interesa cómo te vistes no mencionaría que para su boda iremos mejor de cómo nos vemos día a día!… nos quiere ver bellas… ¿POR QUÉ NO ELEGIR TU MEJOR VESTIDO PARA DESPEDIR ESTE AÑO Y RECIBIR UN MARAVILLOSO 2022?

Soy tu Asesor de Imagen,

Carmen Portillo

Feliz Fin de Año y bendecido 2022.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


METAS COMPARTIDAS, RELACIONES PODEROSAS

POTENCIALIZA TUS HABILIDADES


INSCRÍBETE A NUESTRO PRÓXIMA TALLER