Una Vida Sin Salud Mental

Una Vida Sin Salud Mental

No soy psicóloga, mi profesión es cirujana dentista, pero no sé si por la posición en que el paciente está durante la consulta, de repente un par de ellos sueltan algunas confesiones que uno se queda con la mente en blanco o recibe con sorpresa las anécdotas de vida, en mi consultorio he tenido a mujeres y hombres inconsolables por una infidelidad, por la pérdida de un ser querido o por situaciones de la vida que simplemente no entendemos y me he enfrentado al reto de dar un consejo de alguna experiencia que quizá no he tenido.

Llevo varios años trabajando en mi propósito de vida, lo que he descubierto es que mi propósito es devolver la sonrisa a las personas, y ojo que no me refiero solo a la sonrisa física. Como todos sabemos nuestra humanidad se compone de tres partes esenciales: cuerpo, alma y espíritu. Al pasar de los años he descubierto que muchas personas sonríen con su boca (cuerpo) pero su alma y espíritu están apachurrados.

El lunes 10 de octubre se conmemoró el día internacional de la salud mental y quería aprovechar a que reflexionemos un poco sobre ello, a pesar de que se ha trivializado mucho esto de la depresión y la ansiedad sí hay muchas personas que las padecen en silencio, que quizá pasa desapercibido a nuestros ojos, y yo sé que es invaluable que estas personas recuperen su sonrisa del alma y del espíritu. 

En mi afán de entender los sentimientos de estas personas leí un libro escrito por alguien en medio de su depresión, no lo recomiendo pues es un libro oscuro, triste y creo que lejos de ayudar a quien desea salir de allí puede hundirlo más (puede que a alguien si le ayude a salir de su situación, pero no creo sea la mayoría de los casos) en cambio si tú eres psicóloga o psiquiatra puede servirte mucho para entender. Lo que aprendí del libro es que mantener una vida sin salud mental es un proceso desgastante, estresante y quien está dentro quisiera salir, pero no encuentra la puerta de salida. 

Si tú eres quien está atravesando este proceso quiero decirte que Dios quiere devolverte tu sonrisa del cuerpo, del alma y del espíritu y quiere darte sanidad. Te dejo algunos tips de qué hacer:

Es importante que seas diagnosticado por un profesional de la salud mental, hay un dicho que dice que no todo lo que brilla es oro, y hoy te digo no todo lo que sentimos es un trastorno mental, si creo que todo ser humano debería asistir al menos una vez en la vida con un psicólogo, pero no todos seremos diagnosticados con un trastorno.

Luego de ser diagnosticado es importante que puedas ser tratado, mi querido amigo (a) busca ayuda, ese es el mensaje más importante que hoy puedo darte. Si un día te duele una muela estoy segura de que buscarás de un odontólogo que pueda resolver tu situación. Si algún día tienes un hueso fracturado buscarás de un médico que pueda devolverte tu salud, cuando la enfermedad que nos aqueja es mental, también es importante buscar al profesional que te ayudará en este ámbito. 

Si tú conoces a alguien que necesite ayuda por favor no te rindas en tratar de ayudar, estas personas nos necesitan, y lo que decía el libro era si te sientes rechazado por favor insiste, dentro de ellos hay un anhelo de poder salir de esta situación. En únicas contamos con un área en donde puedes encontrar ayuda de esta índole, puedes encontrarnos en el grupo privado de Facebook, en Instagram, e incluso en esta página.

Para terminar Dios está interesado en tu salud mental, una prueba de ello es la palabra que encontramos en Filipenses 4:6-9:  No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.  Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús. Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza. No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice. Entonces el Dios de paz estará con ustedes. Lo mejor que puedes hacer es acercarte a Dios y él te ayudará a salir de esta situación, y después del proceso puedas sonreír nuevamente.

Dra. Julieta González

7 thoughts on “Una Vida Sin Salud Mental

  1. Sin duda cada día confirmo proque somos amigas mi querida Julieta💜.
    Y con ver series de alguien que está atravesando por algún trastorno es para ayudarnos a entender a quiénes no lo tenemos pues quién si está atravesando por ello lo menos recomendable es que vea ese tipo de contenido, así que 100 puntos a tu recomendación.

    Y puedo decirte que los seres humanos cuando sienten seguridad de que pueden ser vulnerables con alguien sueltan esas cosas que llevan cargando, así que, aparte de ser una excelente dentista sos una excelente ser humano que escucha e inspira confianza🌸

    1. Definitivamente es muy real lo que hoy en dia se vive y quizas no sea facíl buscar ayuda fisica, pero lo que si de vemos hacer es buscar la sanidad de nuestra alma….
      Dios la bendiga miss por compartir de su conocimiento, la admiro y respeto…

  2. Julieta querida, sé que eres una mujer de gran corazón y sin duda Dios te seguirá usando en el medio que te desenvuelves.

    Es interesante la necesidad de la comunicación, cuando hay algo dentro del alma, es necesario sacarlo, y en mí experiencia de duelo y otras, vamos evacuando ese dolor al hablar del tema y ser escuchados… y creó que cada una en el lugar o posición que estemos tendremos experiencias de poder apoyar, consolar, guiar etc. a alguien., el Espíritu Santo sea nuestro ayudador.

    Siento muy fuerte el término “trastorno”
    sería de investigar en que momento, ya se puede calificar así, creó que se escucha mejor “desequilibrio emocional”
    Bendiciones y sigue adelante!

  3. Hola Dra. Julieta González.
    Me pareció interesante su artículo y más por la parte humana en la que su persona sobresale ya que actualmente hay menos personas que apoyan al prójimo o se toman el tiempo para enfocar su experiencia y compartirla.

    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *