Mujeres que levantan a más mujeres

Mujeres que levantan a más mujeres

Inspirada en el amor de Jesucristo tengo como misión establecer el propósito de Dios para la mujer, unida a la misión de Únicas, de transformar a la mujer de manera integral.

Durante mucho tiempo viví con un dilema -dos argumentos- en mi corazón y mi mente. Por una parte sentía en la balanza un fuerte llamado a servir a Dios y en la otra sentía una fuerza interna a ejercer liderazgo en lo secular.

Claro está que siendo esposa muy joven, madre, ama de casa y con una no gran ayuda de la doctrina religiosa, esto se veía imposible de resolver.

Pasé mucho tiempo frustrada, pero a la vez crecía en el conocimiento de la Palabra, aprendí a crear intimidad y fortalecer mi relación con Dios al conocerle a través de las Escrituras. Combinado a esto nunca dejé de capacitarme, leía aproximadamente cuatro libros por mes, y era constante mi deseo de superación, aunque fuera en lo secreto.

Pero Dios no se equivocó al crearme, y esa insatisfacción que sentía en mi corazón, la llegué a interpretar y comprendí que era Dios que me movía a no dejar morir mis sueños. Y es que se nos ha enseñado que lo que está en el alma es malo, o quizá así me lo enseñaron a mí.

Un día en mi tiempo de estudio e intimidad, Dios me hizo ver la intención de Él al crear a la mujer y lo encontré en Génesis 2:18 “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.” Por años me conformé pensando que yo era la ayuda idónea de mi esposo, bastante alejada de la grandeza de Dios, llegué a comprender por su gracia, que su intención desde el principio es “Que la mujer ocupará un lugar especial en el cuidado de la tierra y la creación“, cuando Él dice –no es bueno que el hombre esté solo– no habla de una persona, si no de la humanidad.

Fue así como me fortalecí y creí esa Palabra, inicié un plan para lograr aquello que hervía en mi interior. Han sido años de preparación espiritual, obediencia e inversión académica para decirle a la mujer el día de hoy “la intención de Dios ha sido darte un lugar de autoridad en la tierra”.

Finalmente estoy convencida de que Dios ha puesto muchas riquezas, talentos, dones y grandes proyectos en la vida de las mujeres, es cuestión de dar ese paso de fe, de creer primero en Dios y después en ti misma.

Inspirada en el amor de Jesucristo tengo como misión establecer el propósito de Dios para la mujer, unida a la misión de Únicas, de transformar a la mujer de manera integral.

Hoy en día, hemos creado escuelas de formación, programas de voluntariado, de ayuda social, de emprendimiento y capacitaciones que equipan a la mujer de manera integral, para que no vivan con el dilema de servir solo de una manera religiosa.

Nuestros programas consisten en trabajar las capacidades y competencias de las mujeres, acompañarlas a realizar sus sueños y proyectos que no las dejan dormir, lo que significa que pueden realizarse, y como muestra es este equipo de trabajo de mujeres que deciden levantar a más mujeres.

Mujer este tiempo es para que te levantes, para que creas que la intención de Dios desde el principio fue buena para ti y que la única que puede hacerlo eres tú misma. Es tiempo de armonizar la voluntad de Dios con lo que él depositó en tu alma, que son esos sueños y grandes proyectos.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


METAS COMPARTIDAS, RELACIONES PODEROSAS

POTENCIALIZA TUS HABILIDADES


INSCRÍBETE A NUESTRO PRÓXIMA TALLER